Archivo mensual: julio 2012

Aclaración sobre la posibilidad de tomar fotos a policías

“De cara a las movilizaciones, algunos medios de comunicación están informando erróneamente de que no se pueden tomar imágenes de los agentes. Es muy importante que conozcamos nuestros derechos, te invitamos a que leas esta información elaborada por Legal Sol y a que lo difundas entre tus contactos”

 #Acampadasol
Cada vez más la Policía identifica como “enemigo” a las personas que llevan cámaras de vídeo o foto, tratando de quitárselas, borrarles las tarjetas o incluso detenerles. De cara a las próximas movilizaciones, algunos medios de comunicación están informando erróneamente de que no se pueden tomar imágenes de los agentes. Es muy importante que conozcamos nuestros derechos, te invitamos a que leas esta información elaborada por Legal Sol y a que lo difundas entre tus contactos.

Cuando se considera la legalidad de hacer fotos a policías en lugares públicos, con ocasión de actos públicos y cuando están ejerciendo sus funciones entran en conflicto derechos distintos: el derecho del policía a la intimidad personal y la propia imagen y el derecho del ciudadano a la información. No hay acuerdo entre los jueces sobre cuál es el punto de equilibrio y existen sentencias opuestas al respecto.

La policía, de acuerdo con la LO 1/1992 de Seguridad Ciudadana, podrá intervenir la cámara o medio por el que se haya captado la imagen, es decir quitársela al ciudadano o incluso periodista, cuando tenga indicios de que las fotografías puedan ser utilizadas para la comisión de actos delictivos o que ponen en peligro la seguridad de los funcionarios policiales o de sus instalaciones. Para hacerlo, deberá levantar un acta y, posteriormente, comunicárselo al Juzgado de Instrucción y entregarle la cámara al juez. En ningún caso podría la policía borrar las fotografías.

No obstante, en la realidad sabemos que puede ocurrir por lo que aconsejamos que se afronte la situación de la siguiente manera:

  1. Recordadle al policía de manera calmada que no puede borrar las fotos, sólo un juez puede hacerlo. Pedirle que levante acta indicando si procede a intervenir la cámara o móvil o borrar las fotos.
  2. No borrar vosotros mismos las fotos. Dejad que sean ellos los que pulsen el botón de borrado y, de ser posible, siempre ante testigos y expresando vuestra oposición.
  3. En cualquier caso, recordamos la posibilidad en los dispositivos móviles de configurarlos para que se envíen por internet de manera casi inmediata las imágenes captadas.

Para aquellxs que queráis más información, la Comisión Legal de Chamberí dedica en su guía para manifestaciones una parte a esta cuestión:

¿Podemos hacer fotografías a los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado?

La Ley dice…

La Ley Orgánica 1/82, de 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Artículo 7

Constituye una intromisión ilegítima en el derecho a la propia imagen:

La captación, reproducción o publicación por fotografía, filme o cualquier otro procedimiento, de la imagen de una persona en lugares o momentos de su vida privada o fuera de ellos, salvo los casos previstos en el artículo 8.2.

Artículo 8

1. No se reputarán, con carácter general, intromisiones ilegítimas las actuaciones autorizadas o acordadas por la Autoridad competente de acuerdo con la ley, ni cuando predomine un interés histórico, científico o cultural relevante.

2. En particular, el derecho a la propia imagen no impedirá:

a) Su captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público (POLICÍA) o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público.

b) La utilización de la caricatura de dichas personas, de acuerdo con el uso social.

c) La información gráfica sobre un suceso o acaecimiento público cuando la imagen de una persona determinada aparezca como meramente accesoria.

Las excepciones contempladas en los párrafos a) y b) no serán de aplicación respecto de las autoridades o personas que desempeñen funciones que por su naturaleza necesiten el anonimato de la persona que las ejerza.

En conclusión:

Con carácter general, la toma de fotografías de funcionarios de policía, como funcionarios públicos, y en el ejercicio de sus funciones LEGAL ya que el derecho a la intimidad y a la propia imagen del policía cede ante el derecho a la información.

Sin embargo, existen las siguientes limitaciones:

A) Cuando se ponga en peligro su seguridad.

B) Cuando resulte afectado el derecho a la intimidad, a la propia imagen y al honor del funcionario de policía.

Podemos distinguir tres situaciones:

a) Fotografías captadas por medios de comunicación: debido al derecho a la información veraz y a la condición de funcionarios públicos (policía) de los fotografiados en el ejercicio de sus funciones, en principio pueden tomar imágenes, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

– Que la imagen sea captada en un lugar público, con ocasión de un acto público y en el ejercicio de las funciones propias del cargo.

– Que la imagen tenga relación con la información veraz ofrecida por el medio de comunicación.

– Que la imagen no vulnere el derecho al honor o a la propia imagen del funcionario.

b) Fotografías captadas por particulares, existiendo indicios de que pueden ser utilizadas para la comisión de actos delictivos o que pongan en peligro la seguridad de los funcionarios policiales o de sus instalaciones. En este caso, la Policía puede llegar a intervenir la cámara. Pero para ello debe levantar un acta, dar cuenta al Juzgado de Instrucción correspondiente y poner a su disposición los efectos intervenidos. Es de aplicación de la L.O. 1/92, artículo 19, aptdo. 1, segundo párrafo: “Asimismo, podrán ocupar preventivamente los efectos o instrumentos susceptibles de ser utilizados para acciones ilegales, dándoles el destino que legalmente proceda”.

c) Fotografías captadas por particulares, no existiendo indicios de que puedan ser utilizadas para la comisión de actos delictivos o que pongan en peligro la seguridad de los funcionarios policiales o de sus instalaciones: a juicio del agente actuante, si se considera que no existe justificación para la toma de esas imágenes, se tomará la filiación completa de la persona y se le informará de que si las imágenes tomadas llegan a vulnerar los derechos arriba expuestos de los funcionarios policiales (ejemplo: publicar dichas fotografías en internet con ánimo denigratorio) se pondrá en conocimiento del Juzgado correspondiente.

¿La policía puede grabar imágenes y utilizarlas como prueba o denuncia?

Las imágenes obtenidas con medios técnicos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, siempre que se respeten una serie de garantías legalmente exigidas en su captación, pueden ser utilizadas como instrumento para la formulación de denuncia y como medio de prueba de infracciones contra la seguridad ciudadana.

Es decir, si nos graban, las imágenes obtenidas pueden ser utilizadas como elemento de prueba para imponernos una sanción, y como instrumento para formular una denuncia contra nosotros.

La captación de imágenes con videocámaras fijas y móviles por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y los requisitos legales exigibles, está regulada en la Ley Orgánica 4/1997.

Artículo 7.2 de la Ley Orgánica 4/1997, de 4 de agosto, por la que se regula la utilización de videocámaras por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en lugares públicos.

 

¿La policía pueden llevarse la cámara, móvil o tarjeta?

Solo cuando entienda que existen indicios de que pueden ser utilizadas para la comisión de actos delictivos o que pongan en peligro la seguridad de los funcionarios policiales o de sus instalaciones. En esta caso podrán “intervenir” la cámara, extender el correspondiente acta y dar cuenta al Juzgado de Instrucción, poniendo a su disposición los efectos intervenidos. Es de aplicación de la L.O. 1/92, artículo 19. 1, segundo párrafo: “Asimismo, podrán ocupar preventivamente los efectos o instrumentos susceptibles de ser utilizados para acciones ilegales, dándoles el destino que legalmente proceda”.

 

¿Pueden las fuerzas del orden hacernos borrar las imágenes de nuestra tarjeta de memoria o velar el carrete?

Bajo ningún concepto. El único que puede ordenar la destrucción de la propiedad decomisada es un juez. Y para eso antes tiene que ser decomisada y por tanto constar en un informe y existir una denuncia.

La tarjeta de memoria es propiedad privada así como lo es un carrete. El contenido de la tarjeta de memoria y las fotos de un carrete, además de ser de propiedad privada, están sujetas a la ley de propiedad intelectual.

 

¿Que hacer si nos pasa?

Recordadle al agente que el contenido de la tarjeta o del carrete es de propiedad privada.

Ordenar la destrucción de propiedad privada es ilegal. Solo se pueden destruir los bienes decomisados y siempre por orden de un juez tras ser demostrado el delito penal y demostrada la peligrosidad o posible mal uso del bien decomisado. Esa función corresponde exclusivamente a un juez excepto en el caso de armas y explosivos. Eso quiere decir que el borrado de la tarjeta podría ser denunciable por el artículo 508 del código penal, “La autoridad o funcionario público que se arrogare atribuciones judiciales o impidiera ejecutar una resolución dictada por la autoridad judicial competente, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año, multa de tres a ocho meses y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de uno a tres años.”

Acto seguido, dadle vuestros datos, pedidle que os denuncie y que en caso de ser oportuno os detenga, ya que la “resistencia a la autoridad” es lo único que puede alegar y así tampoco podrá borrar las fotografías.

En caso de que no veáis otra salida más que el borrado, dadles la cámara y que ellos pulsen el botón de borrado, porque de lo contrario, podrían decir que lo borrasteis voluntariamente y así cometen el delito contra la propiedad intelectual. Y siempre con testigos, porque un agente de la autoridad tiene presunción de veracidad, es decir, si es su palabra contra la tuya, es fácil que el juez le crea a él.

 

 

31 comentarios

Archivado bajo Activismo, Movimiento 15-M

EL FIN DE LA PRIVACIDAD

 

Mike Adams

Dentro de los próximos dos años, el gobierno de los EE.UU. instalará una tecnología nueva, poderosa y espeluznante que podrá detectar instantàneamente  e identificar cada molécula del cuerpo de una persona: residuos de cocaine en sus dólares, drogas prescriptas en su billetera, marihuana en sus bolsillos y cualquier rastro residual de sus entrenamientos de tiro.

Y todo esto podrá ser detectado invisible y silenciosamente a una distancia de hasta 50 metros.

”El Nuevo Escáner Laser de Seguridad Investiga  a las Personas a Nivel Molecular” declaran los títulares de Noticias  CBS                ( http://washington.cbslocal.com/2012/07/11/new-homeland-security-laser …). Este escáner ha sido bautizado el Laser Programable Picosecond. Este instrumento funciona con lasers que cumplen su maldito objetivo haciendo vibrar moléculas que leídas por la máquina determinan a qué tipo de sustancias ha estado expuesta la persona investigada. Tanto pueden ser explosivos como el sándwich de jamón y huevos que el individuo desayunó esa mañana.

El Gobierno detectará en su cuerpo toda clase de productos químicos

Este sistema de detección será instalado ampliamente en los aeropuertos, en los controles viales, en los estadios deportivos y en todos aquellos lugares en los que el gobierno quiera vigilar a la gente. Los datos así obtenidos serán registrados de manera que el gobierno podrá contar con una base de datos conteniendo información sobre qué sustancias químicas han sido detectadas en cada persona en diferentes, lugares, ocasiones y en cada día de su vida.

Esta información podrá ser,  por supuesto, usada por el gobierno para señalar a la gente considerada « terrorista », es decir a cualquiera que crea en la libertad, la Constitución, los padres fundadores  o un gobierno con límites. Una vez que se establezcan órdenes de confiscación de armas en toda la nación, estos instrumentos podrán ser usados para detectar rastros de pólvora hasta en aquellas personas que paseen por una plaza pública. Si usted lleva municiones o ha estado practicando simplemente con armas de fuego usted podrá ser identificado, detenido y llevado  a alguna de las cárceles militares secretas que el presidente Obama ha incrementado a partir de la Ley que autoriza la Defensa Nacional que anula cualquier debido proceso y la Carta de los DerechosHumanos.(http://www.naturalnews.com/034537_NDAA_Bill_of_Rights_Obama.html)

 ¿Y si tiene un paquetito en lugar de armas? Los días en que llevaba consigo algo de “Mary Jane” se terminaron, también, dado que el gobierno puede ahora detectar rastros de THC en su ropa, manos o cara hasta desde cincuenta metros de distancia. Y no solo  se limita a la marihuana sino que ese instrumento puede detectar cualquier toda clase de drogas como la cocaína, la heroína, el éxtasis o cualquier otra.

¿No al abuso de medicamentos? No hay que preocuparse: el gobierno puede saber también instantáneamente cuales son las drogas que usted consume por prescripción médica. El instrumento de escaneo de drogas puede catalogar cuales son las drogas que usted consume por prescripción médica y con tales datos identificar su perfil. Y podría usarlo un día ante la justicia en contra suyo, si alguna vez le toca enfrentar a los tribunales.

Usted podrá ser químicamente desnudado en todos los controles

Se trata de una tecnología tan increíblemente efectiva, que en noviembre de 2011, sus inventores fueron contratados por In-Q-Tel para trabajar en el Departamento de Seguridad Nacional. In-Q-Tel es una compañía  fundada en “febrero de 1999 por un grupo de ciudadanos a pedido del director de la CIA con el apoyo del Congreso de los EE.UU”. De acuerdo con In-Q-Tel su función consiste en ser un puente entre la CIA y las empresas de nuevas tecnologías.

Su plan es instalar este escaneo molecular en los aeropuertos y en todas las rutas interestatales y limítrofes de  los EE.UU. El propósito oficial de esta instalación es poder identificar rápidamente  explosivos, productos químicos peligrosos o armas químicas a distancia.

Está máquina es diez millones de veces más rápida – y un millón de veces más sensible – que cualquier otro sistema en uso. Esto quiere decir que puede ser usada sistemáticamente por el control de seguridad de cualquier aeropuerto y no solamente sobre personas selectivamente sospechosas.

El Escáner Laser no solo penetra su ropa sino que puede detectar los productos químicos que hay en su cuerpo.

Si los informes son fidedignos, esta tecnología puede penetrar a través de su ropa y de su piel y detectar las sustancias químicas que se encuentran dentro de su cuerpo. Desde el punto de vista positivo podría convertirse en un milagroso instrumento de diagnóstico médico detectando, por ejemplo, su nivel de vitamina D o de magnesio. Pero no lo van a usar para eso por supuesto. En lugar de mejorar a la gente esta tecnología está dirigida a esclavizarla más.

En un instante, aún sin su conocimiento esta tecnología será capaz de determinar con que se desayunó, cuando ovuló, si usted tiene cáncer, cuanto hace que consumió alcohol y hasta cuanta adrenalina está corriendo en ese momento por sus venas. Todo usted será escaneado, registrado y archivado por el gobierno, luego combinado con sus búsquedas informáticas, sus webs preferidas, el control de sus mensajes telefónicos, sus compras habituales en el supermercado, sus tarjetas de crédito, y todo lo que facilite la conformación de su perfil policial estatal sobre la base de su sicología y sus costumbres.

Esta información será igualmente usada, qué duda cabe, contra usted para ampliar el poder del estado mientras aplasta su independencia y su libertad. Está en la línea de las nuevas tecnologías: drones espías, robots, nanotecnologías, internet…and so on.

 También podrá ser usada selectivamente para arrestar y perseguir a casi todo el que “tenga cocaína” ¿Porqué? Como lo han probado varios casos la justicia de los EE.UU. no existe un nivel de posesión de drogas por el que usted no pueda ser detenido. De modo que si usted tiene rastros de cocaína – que puede encontrarse en cualquier billete- usted puede ser arrestado y acusado de poseerla. Casi todo el mundo tiene rastros de cocaína en su dinero (o en sus manos) esta tecnología puede servir para arrestar o perseguir a cualquiera que el gobierno quiera “sacar de circulación” así fuere por razones políticas. Solo es necesario encontrar una sola molécula de cocaína en su cuerpo y usted será marcado como un criminal.

CBS reconoce incluso que esa tecnología puede ser usada por el “Gran Hermano” aunque aún no se ha investigado sobre cuales pueden ser sus horribles implicancias. Imagine que el gobierno conoce toda su conformación bioquímica en un instante, total y a distancia y puede teóricamente detectar quien evita las OMG, el fluoruro y las vacunas y puede marcar a quienes “alimentan el terrorismo de la libertad” evitando deliberadamente ser envenenados por la mafia corporativa.

El uso de esta tecnología es terminal. Y así lo es también el potencial abuso de la estatal gubernamental mafia policial que no respeta los derechos humanos, la ley ni nada de la Constitución de los EE.UU.

Editor de NaturalNews.com – Traducción Susana Merino
Fuentes :
http://washington.cbslocal.com/2012/07/11/new-homeland-security-laser
http://www.tgdaily.com/general-sciences-features/64572-source-of-anim

17 comentarios

Archivado bajo Activismo, Armas

Tarjeta roja a una jugada de inspiración neoliberal y racista

Koldo Larrea 

     Pocos meses después de la Reforma Laboral y la amnistía fiscal, el doble mensaje del gobierno a través de las 150 detenciones por fraude en el cobro del paro es más claro que el azul radiante de una mañana de verano en El Aaiún: (1) Currela, aquí sólo los ricos robamos con impunidad, y (2) ojito con los moros. No pretendo decir que la lucha contra la corrupción deba hacer la vista gorda ante nadie, y mucho menos ante las sanguijuelas empresariales que hayan hecho negocio con el fraude al Servicio de Empleo, pero resulta repugnante que, puesto a perseguir al corrupto, se organice un espectáculo policial contra quienes recogen las migajas de este sistema putrefacto mientras se exonera y se alienta una y otra vez a quienes siempre se comen las mayores porciones de la tarta. Igualmente repulsivo es que, de paso, vuelva a apuntarse con el dedo a los inmigrantes, la mayoría de los cuales vienen aquí a limpiarles el culo a nuestros ancianos a cambio de cuatro perras. Encima, como de costumbre, la peor parte se la llevan las personas del Magreb, que tienen el gran honor de haber padecido apenas hace un siglo las últimas aventuras coloniales españolas con las consabidas dosis de muerte, saqueo, violaciones, tortura y explotación.

     El que se se pida el rescate de corruptos usureros millonarios o se oculte la identidad de miles de pudientes que sin duda van a reincidir en el fraude a Hacienda tras el pago de una multa irrisoria mientras se pone en la picota a personas que durante un máximo de dos años hayan podido defraudar un sueldo de mileurista deja patente una vez más quiénes estamos en el punto de mira del neoliberalismo.

     El primer día de julio, jornada de gloriosas conquistas hispanas, el mismo en el que se introduce el copago y suben la luz y el gas, el gobierno de Rajoy se adelanta una vez más en el marcador con un gol antiobrero y racista con toda la mala intención de dividir para vencer.

¿Qué más hace falta para sacarnos de nuestras casillas?

37 comentarios

Archivado bajo Activismo

Recogida de firmas por la “Dación en Pago”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

1 comentario

Archivado bajo Actividades, Activismo, Movimiento 15-M

El mayor problema de España no es ni el déficit público ni la deuda pública

 

Vicenç Navarro – Consejo Científico de ATTAC España

Este artículo cuestiona la sabiduría convencional en los círculos del establishment español que asume que un problema mayor de la economía española es su elevado déficit público y la gran deuda pública. El artículo cuestiona tal tesis, señalando que los recortes de gasto público, incluyendo gasto público social, son innecesarios y contraproducentes pues contribuyen a la recesión de la economía española.

En sus continuas reuniones con la canciller alemana Angela Merkel, el Presidente Rajoy ha acentuado que el objetivo principal de su gobierno es el de reducir el déficit público, y supeditará todas sus políticas públicas a conseguir tal objetivo. Tal postura asume que el mayor problema de la economía española es el endeudamiento del Estado español (sea éste central, autonómico o municipal), postura que fue también compartida anteriormente por el gobierno Zapatero. Ambos gobiernos han interpretado tal endeudamiento como la causa de que el país esté en recesión y que ahora esté estancado, dificultando su recuperación. De ahí su constante referencia a que “España no puede gastarse más de lo que tiene”, frase que, con distintas variaciones, ha ido repitiendo.

Los datos, sin embargo, no avalan tales tesis. Veámoslos. Si el déficit y la deuda pública hubieran sido la causa de la crisis financiera y económica que España padece (tal como muchos economistas neoliberales, incluyendo los financiados y/o próximos a Fedea), el Estado en este país habría tenido un enorme déficit público y una elevada deuda pública cuando comenzó la crisis, en 2007. Los datos, sin embargo, muestran que, en contra de tal tesis, cuando la crisis empezó, España tenía superávit en sus cuentas del Estado. España ingresaba al Estado 2.23% del PIB más de lo que gastaba. Y su deuda pública era equivalente a un 36,2% del PIB, una de las más bajas de la UE-15 (el grupo de países de semejante nivel de riqueza que España), y muy por debajo de lo establecido por el Tratado de Maastricht (60% del PIB). En realidad, la deuda pública neta (que es la que debería utilizarse aunque nunca se utilice tal indicador) era sólo un 26,7% del PIB (la deuda neta es la deuda bruta menos los intereses que el Estado se debe a si mismo al incluir deuda pública poseída por diferentes ramas del Estado). No es cierto, por lo tanto, que la crisis se debiera a que el Estado se estaba gastando más de lo que tenía. El gasto público no era el problema, pues ni el déficit ni la deuda pública eran elevados. De ahí que las políticas de recortes de gasto público (incluyendo el gasto público social) no pudieran justificarse bajo el argumento de que nos gastábamos más de lo que teníamos. En realidad, el gasto público español (incluyendo el social) por habitante era y continúa siendo de los más bajos de la UE-15.

El crecimiento notable del déficit no se debió al aumento del gasto público, sino a la bajada de los ingresos al Estado resultado de la recesión y elevado desempleo, a lo cual contribuyeron los recortes de aquel gasto público. Fue el elevado crecimiento de desempleo (España ha tenido durante la crisis la tasa de crecimiento de desempleo más elevada de la OCDE después de EEUU e Irlanda) y consecuente descenso del nivel de ocupación y de la masa salarial lo que disparó el déficit público del Estado, alcanzando en 2009, sólo dos años después del inicio de la crisis, la cifra de -11,2% del PIB, y ello como consecuencia de que los ingresos al Estado, incluyendo el IRPF (los impuestos sobre la renta), proceden en su gran mayoría de las rentas del trabajo, y muy poco de las rentas del capital. Las políticas de recortes contribuyeron a la recesión. Si España hubiera crecido un 1,5% del PIB, el déficit habría disminuido más rápidamente que de la manera en que se ha intentado conseguir, es decir, a base de recortes. Resultado de tales políticas de austeridad (y devaluación doméstica conseguida a base de disminuir salarios), la economía no se ha recuperado y el déficit alcanzó en 2011 el 8,5% (es probable que, resultado de la ingeniería contable, fuera mayor) y la deuda pública el 68,5% del PIB (el 56,4% del PIB en su deuda neta).

Pero incluso estas cifras desfavorables en el caso del déficit público (aunque no inquietantes en el caso de deuda pública), son menos alarmantes de lo que se presentan y no deberían ser motivo de tanta preocupación. Según las proyecciones del FMI, la deuda pública en el 2017 será de un 80% del PIB, que es una cifra asumible, aunque existe el peligro que, resultado del rescate financiero, los 100.000 millones de euros aumenten esta deuda pública diez puntos más del PIB (90% del PIB).

Un tanto semejante ocurre en cuanto a los intereses de la deuda. De nuevo, según el FMI, España en 2011 pasará de pagar en intereses un 1,9% del PIB a un 3,9% en el 2017, cifra que no está fuera de lo común entre los países de la UE-15. Ni el déficit ni la deuda pública son un mayor problema. El que sí es un problema (que crea grandes incertidumbres entre los mercados financieros) es el escaso crecimiento económico y elevado desempleo. Éste es el mayor problema que tiene la economía española y que requiere una serie de intervenciones públicas que el gobierno Rajoy no está ni siquiera considerando. El gobierno debería estimular la economía y facilitar la creación de empleo, lo cual puede hacer sin que aumente el déficit público. En realidad, la reducción de éste debería conseguirse a base de aumentar el crecimiento económico y el descenso del desempleo. Y para ello deberían aumentarse los ingresos al Estado mediante reformas fiscales que permitieran ingresar más fondos al Estado para estimular la creación de empleo. Y ahí el espacio es enorme.

España tiene los recursos para crear empleo. Lo que ocurre es que no los recoge. Y no me refiero sólo al fraude fiscal (90.000 millones de euros), sino a las reducciones de impuestos que han estado ocurriendo en los últimos quince años y, muy en especial, en las rentas de capital y en las rentas superiores, reducciones que, como ha señalado el Fondo Monetario Internacional han sido responsables de más de la mitad del déficit estructural existente en España. El estado (tanto central como autonómico) podría hacer obtenido 2.100 millones de euros manteniendo el impuesto sobre el patrimonio, y 2.552 millones anulando la bajada del impuesto de sucesiones, y 2.500 millones revirtiendo la bajada de impuesto que se aprobó para las personas que ingresan más de 150.000 euros al año, y 5.300 millones eliminando la reducción de los impuestos de las empresas que facturan más de 150 millones de euros al año (y que representan sólo el 0.12% de todas las empresas) y/o 44.000 millones de euros anulando el fraude fiscal de las grandes fortunas y de las granes empresas citadas en la frase anterior y/o 6.900 millones de euros aplicando un impuesto finalista en Sanidad (como ha hecho Canadá) y/o 3.000 millones de euros gravando los beneficios bancarios (como ha aconsejado el FMI), y/o 1.000 millones haciendo pagar 5 euros más por cada pasajero que saliera de un aeropuerto español y(o casi 1.000 millones de euros pagando las multas de tráfico según el nivel de renta del infractor (como en Finlandia) y así un largo etcétera. Con estos fondos podría haberse creado empleo y con ello estimular el crecimiento del empleo, disminuyendo así el déficit. El que estas medidas no sean las que se tomen y en su lugar otras (recortes y más recortes) se impongan se debe a la creencia errónea de que el gasto público es el problema, y así estamos.

Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University

Artículo publicado en el diario digital EL PLURAL

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized