Las trampas del presupuesto militar

 

 

Pere Ortega, Centre d’Estudis per la Pau

La aritmética es una ciencia exacta, pero los números cada uno los hace bailar a su manera. Esto es lo que pasa con las cuentas del presupuesto de Defensa: en los últimos cuatro años, el Gobierno nos ha presentado un presupuesto con unos números que representan un descenso respecto al año anterior. Luego, en el transcurso del ejercicio, esas cifras se han visto ampliadas con aportaciones extraordinarias, y al finalizar el ejercicio, acaban con un incremento que, según el año, oscila entre un 15% y un 20%, y que en el último decenio han supuesto un promedio de 1.400 millones de euros anuales.

Este mismo año 2012 se han superado todos los récords, se ha concedido un crédito extraordinario de 1.827,7 millones para pagar los Programas Especiales de Armamentos (PEAs), los cazas Eurofigther, los blindados Leopardo y Pizarro, los diversos buques militares, los helicópteros Tigre y NH-90, y así hasta 19 programas de armas. Pero, además, se han suplementado otras partidas, como es el caso de las operaciones militares en el exterior, denominadas de manera eufemística “de mantenimiento de la paz”, cuando lo que están llevando a cabo en Afganistán es apoyo a una de las partes en una guerra civil; o en el océano Índico, donde protegen a los atuneros que expolian los caladeros frente a Somalia. Una partida a la que cada año se le asignan unos insuficientes 14,36 millones, que acaba el año superando los 850 millones y que es suplementada desde los Fondos de Contingencia, un cajón de sastre de donde se echa mano para ese pago. Otra fuente de ingresos es la generada por la venta de patrimonio público en manos de Defensa, que es uno de los mayores propietarios de patrimonio del Estado: cuarteles, viviendas, campos de tiro, bases e instalaciones diversas. En los últimos años se ha permitido la enajenación de dichas propiedades, lo que este año ha aportado 243 millones a las arcas de Defensa. Una cuantía que se destina, mayoritariamente, al pago de armamentos.

Estas modificaciones, que han suplementado el presupuesto de Defensa en 2.826,7 millones han supuesto un incremento, hasta septiembre de 2012, de un 27% respecto al presupuesto inicial, cuando, en boca del Gobierno, se había anunciado que disminuía un 8,8%. Una rebaja que se ha convertido en una estrepitoso engaño, pues hay recursos para suplementar el gasto de las fuerzas armadas pero no para gasto social o para el desarrollo de la economía productiva.

La previsión de pago del Ministerio de Defensa para el próximo año respecto de los controvertidos PEAs, de los cuales se adeudan nada más y nada menos que 32.000 millones, es de 6,84 millones. ¿Ocurrirá lo mismo que en 2012 y, avanzada la legislatura, se volverán a proporcionar más créditos extraordinarios para pagar las armas? La respuesta la ha dado el secretario de Defensa, Pedro Argüelles, ante la Comisión de Defensa del 8 de octubre, donde afirmó que no descartaba recurrir de nuevo a créditos para hacer frente al pago de esas armas. Se puede afirmar, por tanto, que la propuesta de disminuir un 6,7% el presupuesto de Defensa para el próximo 2013  (hasta 6.913,6 millones) es, sin ningún género de dudas, una falsedad.

Pero también hay una segunda cuestión que tiene que ver con la manera de contabilizar el gasto militar. La OTAN expone unos criterios sobre cómo los estados miembros deben presentar las cuentas. Y, siguiendo esos criterios, se debería tener presentes todos los gastos militares repartidos por otros ministerios, como las clases pasivas militares, la mutua militar, las contribuciones a organismos militares internacionales, el cuerpo militar de la GuardiaCivil y las ayudas en I+D militar del Ministerio de Industria. Entonces la cuantía se dobla y asciende a 13.708,3 millones. Si a ello se añade la parte proporcional de los intereses de la deuda de Defensa -que en su conjunto, y debido a la mala salud de la economía, aumentan de manera considerable- y se tienen en cuentas las aportaciones extraordinarias que se suman durante el ejercicio,  el gasto militar para el año 2013 superará los 16.000 millones de euros.

Los apologetas de la defensa armada esgrimen, como principal argumento del gasto militar, los enormes beneficios que reporta a la economía nacional la producción de armamentos por los efectos del trasvase de tecnologías en I+D a la producción de bienes civiles. Una especulación demostrada en contadísimos casos, cuando, al contrario, está demostrado que el gasto militar entorpece el crecimiento de la economía productiva, pues, como demuestran esos PEAs, genera endeudamiento y déficit público.

Los enormes recursos que absorben esos costosísimos programas de armamentos en la España del 25% de la población activa en paro no responden a las necesidades reales de seguridad de los españoles, sino al contrario, contribuyen a la inseguridad, destruyendo la economía real.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Armas

4 Respuestas a “Las trampas del presupuesto militar

  1. Venancio

    Tras las elecciones USA, me alegro que haya ganado Obama, como siempre me parece muy curioso que en muchos estados y pueblos (también ocurre en la mayoría de países democráticos como Suiza), la gente haya votado a otro montón de referendums vinculantes (en dos estados se ha legalizado la marihuana, entre otras muchas cosas), esto en España es imposible, pues el referendum es algo solo potestativo del estado y además cuando el estado decide hacerlos no son vinculantes sino consultivos, esta es una grave anomalía democrática con poco futuro si España quiere renovarse y ser una democracia en el siglo XXI, también creo que se está pidiendo, listas abiertas, me parece bien (lo mismo que primarias en todos los partidos), no obstante hay una cosa que no se reivindica o debería de reivindicarse más que en USA no existe y en España debería desaparecer, los partidos deberían perder su ” DISCIPLINA DE VOTO ” , en USA nos podemos encontrar con que un senador o congresista republicano en ocasiones vota con los demócratas o lo contrario y no es ningún escándalo, ni se le expulsa del partido (como en España), pues esta persona se debe primero a su electorado y después al partido y cada político tiene ideas propias en diferentes temas, esto daría mas fuerza a los políticos y menos a los partidos, las votaciones serían mas interesantes y los políticos estarían mas conectados con los ciudadanos, por ahí también debe ir el futuro, terminar con la disciplina de voto o al menos con una tan ferrea.

  2. Venancio

    Sobre el tema de la campaña en USA, mucha gente ha criticado que hayan nombrado en la misma a España como un ejemplo negativo (la imagen de España en el exterior, no es buena, solo hay que viajar o leer medios extranjeros), no obstante yo he visto hacer cosas similares a nuestros políticos respecto a Grecia, creo que esto debería dar lugar a una reflexión.

    También comentar que en estos momentos las cifras del paro en España son similares a las de USA en la depresión del 29, aunque en España siguen subiendo.

  3. Venancio

    http://getxokoauzokideok.wordpress.com/2012/11/10/somos-el-hogar-de-amaia/

    Somos el hogar de Amaia
    10 nov

    Ahora que Amaia ya no está, sabemos por ella que en los más distintos barrios de pueblos distantes, opuestos, hay cientos sino miles de Amaias. Que vamos a ser todos Amaia cuando crucemos la puerta del cajero. Cuando entremos en la sucursal bancaria para negociar un crédito, un depósito o simplemente para sacar nuestro dinero de unas arcas manchadas de ignonimia. Amaia pagó a quienes le quitaron la vida en Barakaldo hace unas horas. El dinero que cobraron los inductores de su muerte fue revertido por el gobierno con la aprobación explícita o cómplice de la inmensísima parte de partidos políticos. Por el criminal filo del cuchillo del status quo político desfilan ahora sí manchándose sus vergonzantes caras alcaldes, concejales, gobernadores, diputados, congresistas. Amaia pagó de sus impuestos el rescate a una banca que no cejó en quedarse con su casa. Nuestra casa habrá de ser la de Amaia, y defenderla de los lobos y la usura que acechan hasta la muerte en este tuétano muy escaso de democracia.

    Patxi López está “destrozado” por la muerte de una amiga; pero su ejecutivo, su partido ni en Barakaldo ni en la patagonia mental de sus dirigentes y asesores ha puesto orden o interés alguno en la criminal razzia social que están llevando a cabo los bancos impúdicos y los públicos; en los consejos de administración hubiera sido preciso enviar las brigadas antidisturbios y no en calles de copas cercanas a San Mamés; en los dorados despachos de las entidades bancarias se perpetran los disturbios sociales más graves habidos y por haber.

    El señor Urkullu ,que sucederá a López en Ajuria Enea, propone suspender los deshaucios, que no la usura bancaria. Es compresible esa “moderación” si recordamos que para él pidió el voto un señor que también fue vicelehndakari – qué cosas las del dinero, el gobierno y viceversa- y que se llama Mario Fernández, presidente de kutxabank, banco “de todos”, también de Amaia.

    Pongamos en el lugar de kutxabank cualquier ente de la misma ralea: todos tienen su nómina negra, propiciatoria, necesaria, de Amaias. Hasta ahora amparaba sus plusvaliosos deshaucios la ley, hecha por políticos curtidos en la ascensión en partidos sostenidos de avales y financiación bancarias. Mucho hecho, poco derecho y demasiado cohecho. No escucharán de ningún político, desde los de medio pelo pero con dispendios por encima de 80.000 hasta los de sobrecarga de valores pero con gratificaciones modestillas, pronunciar la palabra terrorismo para describir la muerte de Amaia hace unas horas en Barakaldo. Terrorismo hubiera salido de su boca si Amaia se hubiera tomado la justicia por su cuenta.

    Las unidades antiterroristas de la ertzaintza del “destrozado” todavía Lehendakari no entran en los degradados salones y perniciosos despachos de caoba donde se urden las muertes como la de Amaia a razón de cientos al día. Tendremos que entrar los millones de Amaias que no queremos, que precisamos, no haya más Amaias, o que las haya pero entre nosotros, los suyos y en SU casa.

    La persecución del delito es, lo padecemos, una tarea compuesta de partes que como cristales se cortan las más de las veces aunque en otras se ensamblen como el cuarzo. ¿Qué es persecución? ¿qué delito? ¿Puede el perseguidor convivir con su perseguido o ser las dos cosas a las vez?. Un antiguo consejero de interior del gobierno vasco es hoy un directivo de una entidad bancaria que procede a deshaucios como dios manda dia sí dia también. Cuantas Amaias vivimos en nuestro barrio? Cuantos de nuestros hijos se van a llamar Amaia?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s